Victoria de lucha y corazón

Jornada 24 en el Nuevo Los Cármenes y no podría ser otro jugador el que sentenciara el partido de la mejor forma posible que el número 24, Carlos Fernández. El sevillano hizo que el estadio se viniera abajo y que la afición sintiera algo que casi nunca había sentido: la remontada y por lo tanto, la victoria en el último minuto de partido.

El partido comenzó a las nueve de la noche con una temperatura agradable y con una afición más ilusionada que nunca. En la primera parte no se dieron demasiadas ocasiones de peligro, se notaba el cansancio por parte de los jugadores rojiblancos y la precaución de los blanquivioletas para que los locales no se adelantaran en el marcador.

La primera ocasión clara la tuvo Carlos Fernández, quien picó el balón al portero y cuando iba directo hacia la red apareció un defensa del Valladolid para sacarlo y destruir así la gran ocasión que había tenido el Granada CF.

Llegó la segunda parte y pasados los diez minutos el Valladolid marcó. Sergi Guardiola lanzó lo que parecía ser un centro que terminó impactando en el primer palo, después en el segundo y finalmente entrando en la portería de Rui Silva.

Todavía quedaba mucho partido pero cualquier aficionado habría dado por bueno el empate viendo cómo se estaba desarrollando el encuentro. En el minuto 81 el deseo de todos los asistentes al partido se cumplió. El arquero particular del Granada CF, Antonio Puertas, fue el encargado de poner tablas en el marcador en una acción polémica. El colegiado tuvo que revisar la jugada en el VAR, ya que había posibilidad de que el almeriense hubiese rematado ayudándose del brazo. Pero finalmente el árbitro señaló que había sido con el hombro y el tanto subió al marcador.

A partir de ese tanto el ambiente en el Nuevo Los Cármenes cambió totalmente. Se convirtió en una olla a presión y los jugadores lo sientieron. Cuando más cansados deberían de estar más energía parecía que tenían.

Gracias a las diversas interrupciones y a la revisión del gol en el VAR, el colegiado añadió 6 minutos de añadido una vez pasado el 90 de juego. Lo que nadie se esperaba era que el Granada CF ganase el partido en el 95. La mayoría de las veces que se da este tipo de casos nos toca sufrir un gol en contra, pero anoche nos tocó disfrutarlo.

Germán le pasó el balón a Fede Vico quien vio en buena posición a Carlos Fernández, el delantero se revolvió y lanzó la pelota dentro de la red. No hay palabras suficientes para describir lo que sentimos en ese momento. Ese gol significaba algo más que tres puntos. Ese gol fue el premio al esfuerzo que había realizado el equipo durante todo el partido, la recompensa a todo el trabajo ejemplar que llevan realizando todos y cada uno de los jugadores durante todos los encuentros, sin importar la competición en la que estén jugando.

El equipo dio un golpe sobre la mesa con esa victoria, derrotando a un rival directo a base de corazón y de orgullo. No fue el mejor partido de los rojiblancos pero sí una demostración de los valores que tienen  interiorizados todos y cada uno de los jugadores. Hasta que el colegiado no pite el final del partido hay que seguir luchando, hay que seguir intentándolo, hay que seguir metidos en el partido. Y así fue. Ni uno se dio por vencido antes de tiempo, todos creyeron en la fuerza de este equipo y la fe ciega en esta plantilla llevó al Granada CF a conseguir la victoria.

La mentalidad de esos jugadores es algo que destacar. No es nada fácil remontar un partido y este equipo ha demostrado en numerosas ocasiones que nada es imposible para ellos. Se crecen ante las adversidades, sacan fuerzas de donde no las hay y hacen que su cuerpo se olvide del cansancio.

Otro factor que impresionó fue la vuelta de Fede Vico. Sabíamos que el cordobés tenía magia pero nadie se esperaba que tras una lesión, que lo había tenido apartado de los terrenos de juego durante meses, volviera a tan altísimo nivel. Fue él uno de los que cambió el desarrollo del encuentro una vez saltó al césped. No necesitó periodo de adaptación y parecía que sabía que el encuentro iba a terminar como terminó. Qué mérito y qué orgullo de poder contar con jugadores como él.

Lo que estamos viviendo está siendo impresionante. Siempre decimos que se agotan los calificativos para definir a este Granada CF pero es que partido tras partido siguen subiendo el nivel y cuando creemos que no nos pueden sorprender más, vuelven a hacerlo una y otra vez.

Este equipo ha convertido el sueño de toda una ciudad en una realidad que estamos saboreando y disfrutando como nunca. Hay que retener todos estos momentos mágicos en nuestra mente y seguir disfrutando con el corazón. Todos juntos hemos demostrado ser más fuertes y juntos seguiremos cumpliendo metas y sueños.

FICHA TÉCNICA:

Granada CF: Rui Silva, Carlos Neva, Germán, Martínez, Víctor Díaz (min 60 Antonio Puertas), Foulquier, Gonalons, Yangel, Gil Dias (min 52 Machís), Vadillo (min 70 Fede Vico) y Carlos Fernández.

Real Valladolid: Masip, Olivas, Salisu, Moyano, Carnero, Alcaraz, San Emeterio, Óscar Plano (min 93 Antoñito), Toni Villa (min 75 Waldo), Unal y Sergi Guardiola (min 79 Míchel).

Goles: 0-1 min 55 Sergi Guardiola, 1-1 min 81 Antonio Puerta, 2-1 min 95 Carlos Fernández.

Árbitro: Martínez Munuera. Amonestó a los locales Carlos Fernández, Foulquier y al entrenador Diego Martínez. Y a los visitantes Fede San Emeterio y Óscar Plano.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de la Liga Santander, celebrado en el Nuevo Los Cármenes (Granada).

 

Imagen: Twitter Granada CF.

Crónica patrocinada por Talleres Las Flores

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies