Vallecas – El estadio del barrio

Nos toca visitar Vallecas, un campo difícil que casi nos condena a la Segunda División ante sus casi 15 mil espectadores

El carácter humilde y reivindicativo del barrio de Vallecas se refleja en su estadio y en la forma que tiene su gente de vivir el fútbol. Estadio pequeño pero con relevancia en el juego y el resultado. Que se lo digan al Granada de Abel Resino cuando aquella tarde de junio el gol de Tamudo casi nos condena a la Segunda División.

Un solar con historia

El primer campo de fútbol de Vallecas, por aquellos entonces municipio independiente, fue inaugurado en 1930 en el mismo solar en el que hoy encontramos el actual estadio. Sería el Racing Club de Madrid el que disfrutara de esta instalación, mientras que el Rayo Vallecano no jugaría aquí sus partidos de Tercera División hasta la temporada 1953/54.

foto 1

Tras numerosas ampliaciones, se da por concluida la vida de este viejo estadio para construir uno nuevo y adaptarse al auge social que estaba teniendo el barrio madrileño en la segunda mitad de siglo. El Nuevo Estadio de Vallecas, como comenzó a denominarse tras su construcción en 1973, se levanta sobre la vieja instalación. Pasarían 3 años hasta que el Ministro-Secretario General del Movimiento Adolfo Suárez (cargo en los últimos años de la dictadura franquista) lo inaugurara oficialmente y se jugara el primer partido entre el Rayo y el Valladolid.

Un equipo ligado a un barrio

No se puede hablar de este club y de este estadio sin conocer antes la idiosincrasia del barrio de Vallecas. En los años 50 y 60 se produce lo que conocemos como éxodo rural, que provoca la llegada de numerosos inmigrantes a la capital procedentes de zonas pobres y agrarias de diferentes partes del país. Los barrios periféricos de Madrid son los encargados de acoger esta masa de gente humilde y trabajadora que buscaba en la ciudad una nueva oportunidad.

De ahí que en la década de los 70 se proyecte este nuevo estadio de 20 000 espectadores, más acorde al nuevo crecimiento y densidad del barrio. Como se puede apreciar en la imagen aérea inferior, queda encajonado en la trama urbana, y no sigue los ejes cardinales como dictan las nuevas normativas (Ver Radiación solar en los Estadios de Fútbol). Además, se antoja imposible una futura ampliación a medio plazo por los nuevos edificios que se construyen pegados al estadio en los 60 (Ver Ubicación de los Estadios de Fútbol).

Imagen aérea del Estadio de Vallecas
Imagen aérea del Estadio de Vallecas

Tanta repercusión tendría el nuevo recinto que en los años 80 actuaron en él grandes estrellas de la música como Bob Dylan, Miguel Ríos o Metallica. En 1996, con la prohibición de la UEFA de las gradas de pie, el aforo se reduce a 15 500 espectadores, que poco difiere de los 14 708 actuales tras la retirada en 2011 de las vallas metálicas que separaban la grada del césped.

La afición, el sostén del club

Como ya comentábamos, el fútbol y Vallecas se encuentran muy unidos. El perfil de persona humilde y trabajadora hace que gran parte del barrio se agrupe a la hora de realizar cualquier reivindicación en diferentes aspectos sociales. Este movimiento asociativo también se ve reflejado en el fútbol por parte de la afición. Hemos visto en numerosas ocasiones a la grada mostrar su disconformidad con los horarios, con su directiva, con el negocio en el fútbol o incluso con sus propias equipaciones.

Aspecto interior del Estadio durante un partido
Aspecto interior del Estadio durante un partido

Una salvación agónica

Si el aficionado granadinista tuviera que destacar algún momento de su equipo en el Estadio de Vallecas, este sería sin duda el Rayo-Granada de la temporada 2011/12. Cuando todo parecía decidido y el empate a cero suponía la salvación de los granadinos y el descenso del equipo madrileño, un gol de Tamudo en el descuento (mal endémico del Granada CF) y en claro fuera de juego desataba la locura en Vallecas y condenaba al conjunto dirigido por Abel Resino a esperar que el Villareal no empatara el gol de Falcao. Así sucedió, y Rayo y Granada se salvaban de manera simultánea. Aquel día José Ramón Sandoval, técnico rayista, lloraba de alegría tras dejar a su equipo en Primera División.

Recemos porque el míster vuelva a celebrar mañana una victoria que para él sería prácticamente igual de importante que aquella de hace 4 temporadas.

RAYO VALLECANO - GRANADA CELEBRACION RAYO
RAYO VALLECANO – GRANADA CELEBRACION RAYO

5 comentarios sobre “Vallecas – El estadio del barrio

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies