Punto de orgullo, de casta y de garra

Llegaba la decimocuarta jornada de Liga y el Granada CF se preparaba para disputar su séptimo partido en el templo nazarí, recibiendo a uno de los equipos madrileños de la categoría y a una de las mejores plantillas de Europa, como la calificaba Diego Martínez en la rueda de prensa previa al partido. Se trataba ni más ni menos que del Atlético de Madrid, grupo liderado por Diego Pablo Simeone.

Granada tenía ganas de fútbol por muchas razones. La primera, los granadinos llevábamos 20 días sin ver fútbol en el Nuevo Los Cármenes. La segunda, acumulábamos tres derrotas consecutivas y la afición estaba preparada para ayudar al equipo a revertir esa dinámica. Y la tercera, la actitud, la lucha, el trabajo, el esfuerzo, la garra, la ambición y el juego de este equipo enganchan.

En los instantes previos al encuentro, todos los asistentes teníamos claro algo, este equipo iba a luchar hasta el último segundo. Esa es la esencia de este grupo y de eso es de lo que la afición está orgullosa.  Partido tras partido, independientemente del resultado, había algo que no cambiaba: la ilusión. Eso en Granada es algo que es muy difícil de mantener y esta escuadra liderada por Diego Martínez lo consiguió la pasada temporada y lo sigue consiguiendo este año pero en una etapa y en una categoría muy diferente. Han pasado ya catorce partidos desde que volvimos a la Liga Santander y la conexión entre la grada y el equipo se sigue fortaleciendo más y más conforme pasan los encuentros. Cuando más necesita el equipo a la afición, ahí está el número doce para animar, ayudar y conseguir que sigan sumándose puntos a nuestro casillero particular. Ni el frío pudo parar a esas 17.003 personas que disfrutaron del encuentro en el templo granadino.

A las seis y media de la tarde el colegiado pitó el comienzo del partido, dando lugar al enfrentamiento de alta intensidad que íbamos a poder disfrutar en la tarde de ayer.  

En los primeros minutos, ambos equipos estaban tratando de situarse en el terreno de juego para así llevar a cabo el plan trazado en los días previos, ambos tenían claro que no podían tener ningún fallo del que el rival pudiera sacar provecho. El conjunto visitante presionaba más arriba mientras que el local intentaba con éxito frenar las embestidas de su rival a la espera de que se diera su oportunidad en ataque.

Pasados los primeros veinte minutos del partido y el Atlético de Madrid ya había tenido cuatro saques de esquina, pero ninguno causó el suficiente peligro al cancerbero del Granada CF.

En el minuto 29 llegó la primera ocasión para el conjunto nazarí en una jugada ensayada. El balón le llegó a Soldado que intentó bajarlo con dificultad pasándoselo a Antonio Puertas que lo lanzó a las manos de Oblak. A raíz de esta acción la afición se vino arriba y Diego Martínez pedía el apoyo al número doce. Como siempre, la afición respondió al líder del Granada CF.

Llegó el tiempo muerto en el Nuevo Los Cármenes con el marcador a cero. Estábamos viviendo un partido de alta intensidad y de duros enfrentamientos, habría que ver si los dos equipos eran capaces de mantener la forma durante los restantes cuarenta y cinco minutos.

Cuando el colegiado dio comienzo a la segunda parte, los rojiblancos salieron a por todas, teniendo la primera ocasión de este segundo tiempo justo en el minuto cuarenta y cinco pero el disparo se marchó desviado.

El conjunto de Diego Martínez cambió de estrategia y dio un paso adelante respecto a la primera parte. En los primeros cuarenta y cinco minutos se encontraron más retenidos en su área, mientras que en el segundo tramo del encuentro los jugadores estaban más desplegados y participativos. Pero llegó el minuto 60 de juego y Lodi consiguió adelantar al conjunto madrileño en el marcador. En los siguientes siete minutos iba a pasar de todo en el Nuevo Los Cármenes, algo que marcaría un antes y un después en el partido: la expulsión de Diego Martínez. Se marchó el líder del conjunto local, entró Machís por Vadillo y Germán empató la contienda con un testarazo brutal que fue imposible de parar.

La marcha del técnico gallego alentó a los aficionados granadinistas y hasta a sus propios jugadores, logrando así rescatar un punto en un partido de tanto desgaste y de tan alta intensidad.

En los últimos minutos de juego ambos equipos tuvieron ocasiones, aunque las de más peligro corrieron a cuenta de los visitantes. Los rojiblancos horizontales se encerraron y decidieron que el partido iba a terminar así, que un punto se quedaría en el Nuevo Los Cármenes. Y así fue. Finalizó el choque con reparto de puntos.

Punto de oro que se quedó en la ciudad de Sierra Nevada. Punto que sirve para cambiar la dinámica del Granada CF. Punto importante frente a uno de los mejores equipos de la Liga. Punto que se suma a los veinte ya conseguidos. Punto de equipo y de afición. Punto de ilusión. Punto de pasión.

FICHA TÉCNICA:

GRANADA CF: Rui Silva, Quini, Germán (min 70 Martínez), Domingos Duarte, Víctor Díaz, Gonalons, Azeez (min 60 Carlos Fernández), Montoro, Vadillo (min 63 Machís), Puertas y Soldado.

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak, Trippier, Felipe, Mario Hermoso, Lodi, Herrera, Llorente (min 75 Joao Félix), Koke, Vitolo (min 82 Darío), Correa (min 54 Lemar) y Morata.

Goles: 0-1 min 60 Lodi, 1-1 min 67 Germán.

Árbitro: Medié Jiménez. Amonestó a los visitantes Correa, Llorente, Felipe y a los locales Gonalons, Soldado, Puertas y Montoro.

Incidencias: partido correspondiente a la decimocuarta jornada de la Liga Santander, disputado en el Nuevo Los Cármenes. (Granada).

 

 

Imagen: Twitter oficial Granada CF.

Crónica patrocinada por Talleres Las Flores.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies