OPINIÓN | Todos a una

El inicio liguero del Granada CF empieza a cicatrizar heridas del pasado en su hinchada

Imagen de portada: @davinniapg

Confianza. No se puede definir mejor el motivo de la buena dinámica por la que atraviesa el equipo actualmente. Una dosis motivacional que hace que los buenos crezcan y los mejores sobresalgan. Le hacía falta al equipo, más aún a la grada.

Dos años nefastos pesaban en la mochila de los granadinistas que decidieron no soportar la carga y el desasosiego para renovar su abono esta temporada. Rojiblancos que hacen cola en las taquillas como hacía tiempo que no se veía; otros, se quedan frente al televisor añorando el disfrute de las victorias de su equipo en el estadio. Era necesaria la cura de humildad en los despachos, la tranquilidad en el vestuario de no soportar la presión de “la plantilla más cara” (con independencia de ser la mejor o no), quitarse el lastre de la coacción como favorito en las apuestas que no hacía más que aumentar el miedo a la derrota. El equipo ha conseguido unirse, la afición responde y la entidad vuelve a poner los pies en el suelo. Momento idóneo para conseguir el patrocinador principal.

Lo vivido ayer en las gradas del estadio granadinista no es más que la vuelta a la ilusión de la hinchada. La derrota copera ante el Elche no le ha pasado factura a un Granada que está centrado en su competición principal, la liguera. Cuando el buen juego acompaña a un mal resultado, como en el Martínez Valero, el trago no es tan amargo. Cierto es que rondaba la duda de que la eliminación en Copa del Rey generara hundimiento, temor que quedó disipado en el primer cuarto de hora de juego.

La grada rugió como hace tiempo que no lo hacía. Los seguidores rojiblancos recibían al autobús a su llegada y luego disfrutaban viendo a su equipo, animaban al unísono e, incluso, hacían la ‘ola’. Al pitido final despidieron de pie y entre aplausos a los suyos. Los jugadores agradecieron el apoyo entre palmas y regalando camisetas y guantes. Se palpaba el buen ambiente, se saboreaba la victoria, las heridas del pasado están cicatrizando y, el Nuevo Los Cármenes, vuelve a ser el temido fortín granadinista.

Habrá derrotas, un partido no se gana sin jugarlo, pero ¡cuidado! que con la afición de la mano, este equipo es imparable. El Granada CF ha vuelto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies