Los Cármenes, ¿una olla a presión o la olla que presiona?

De siempre, tanto el antíguo como el nuevo Los Cármenes se ha caracterizado por ser una olla a presión pero ¿qué pasa ahora?

Si hay algo que nos caracterizaba cuando nuestro equipo jugaba en casa era por lo que la afición apretaba, vitoreaba y animaba sin parar. Y recordemos que la mayoría que asistimos ahora a nuestro fortín no lo hemos hecho nunca antes en primera división, pero parece que no tenemos muy buena memoria. Ahora sólo animamos si acompañan los resultados, nos hemos vuelto exigentes y no somos la base en la que nuestro equipo se sienta arropado.

Pasan las jornadas y no nos acompañan los resultados, lo sabemos; de punto en punto poco se suma, pero se suma; nos excusamos en los árbitros, goles fantasmas, o en el dichoso palo que es quien más tantos nos evita, pero… ¿todo ésto es excusa suficiente para que no demos la talla, como siempre hemos hecho y que cualquiera que venga a nuestro estadio se sienta desconcertado por cómo los granadinistas animan a su equipo? No solo hemos hecho temblar las gradas el primer año que subimos a primera esta última vez, recuerdo como en segunda la afición «se comía» con cánticos a la afición visitante, como hasta después del encuentro seguían coreando nombres de jugadores, y como hasta los jugadores nos dedicaron un «Orgullosos de vosotros» pero… ¿ahora nos lo merecemos?

"Orgullosos de vosotros" - Imagen: RadioGranada
«Orgullosos de vosotros» – Imagen: RadioGranada.es

Somos demasiado exigentes con un equipo que no tiene la plantilla suficiente para marcar goleadas en cada encuentro, somos la afición de un «equipo pequeño» que nos ha dado muchas alegrías, que le ha ganado al Barcelona o al Madrid o empatado al Atlético de Madrid no hace mucho, que ha marcado golazos que si fueran de otro con más marca que nombre serían repetidos continuamente en los informativos y programas deportivos. Somos la pesadilla de los equipos que nos visitan por como animamos a los nuestros aunque no acompañen los resultados, aunque ya más que somos… éramos.

Ahora tenemos dos jornadas fuera de casa, dos jornadas que podemos utilizar para proponernos que el Nuevo Los Cármenes vuelva a ser la olla a presión que era antes y deje de ser la olla que presiona a los nuestros. Los pitos para los visitantes y los aplausos para los rojiblancos.

¡Vamos Mi Granada!

Yo SIEMPRE confío.

5 comentarios en «Los Cármenes, ¿una olla a presión o la olla que presiona?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies