Inconmensurable

No hay palabras suficientes para describir lo que ha conseguido y está consiguiendo el Granada CF en esta temporada.

Después de jugar prácticamente desde septiembre dos partidos por semana con apenas dos o tres días de descanso entre encuentro y encuentro, el equipo nazarí sigue haciendo historia.

Si echamos la vista atrás, a principio de temporada todos sabíamos lo exigente que iban a ser todos los choques que tendrían que disputar con una plantilla que no contaba de estrellas, pero sí de mucho corazón y potencial. También había que añadirle el factor del virus, que influía directamente en el rendimiento de ciertos jugadores y en la organización del equipo. En una temporada tan atípica, hemos visto estudios en los que las lesiones han crecido de una forma impresionante debido a la concentración de partidos. Pero pese a todas las adversidades que le ha tocado vivir a este equipo, no solo ha sabido ajustarse a ellas, sino que las ha superado con matrícula de honor.

En el día de ayer, 29 de abril de 2021, el Granada CF conseguía matemáticamente la permanencia en Primera División a falta de cinco jornadas para el final de Liga.

El escenario donde se conseguiría sería especial, ya que era el templo de un gran equipo en el que la escuadra andaluza nunca había ganado en sus noventa años de historia.

Este equipo parecía hecho a medida para seguir rompiendo estadísticas, batir récords y quedarse grabado en la memoria y, sobre todo, en el corazón de los granadinistas.

Casi nadie confiaba en que los de Diego Martínez pudiesen puntuar en el Camp Nou. Ni periodistas nacionales, ni otros clubes y mucho menos los aficionados. Pero había alguien que sí que confiaba en el equipo: el propio equipo.

La mayoría de las personas creían que los rojiblancos ya habían llegado a su techo en esta temporada. La verdad es que el listón lo habían dejado bastante alto. Lo que no sabían esas personas es que el gen competitivo de los jugadores de la ciudad de la Alhambra no los dejaría descansar hasta el último partido de competición. Siempre quieren seguir conquistando triunfos y ya veremos dónde les deja eso cuando finalice la campaña. De momento, se sitúan a cuatro puntos de la séptima plaza.

En los días previos al encuentro ante el FC Barcelona, el parte médico del Granada CF estaba plagado de nombres. A esos nombres había que añadirle otros dos más que tampoco podrían estar en Barcelona para disputar el duelo debido a acumulación de tarjetas amarillas. Una vez más tendrían que tirar de corazón y de muchísima concentración para adaptarse a las circunstancias y tratar de llevarse un buen resultado del feudo culé.

Los once jugadores rojiblancos que saltaron al césped de inicio fueron Aarón en portería; defensa de tres centrales formada por Víctor Díaz, Nehuén y Germán; en los laterales encontraríamos a Quini y a Foulquier; la sala de máquinas la manejarían Yangel y Eteki, mientras que en la parte ofensiva se situarían Machís, Luis Suárez y Soldado.

Durante los primeros veinte minutos de partido pudimos ver cuál era el plan de Diego Martínez en el Camp Nou. Plan que sus futbolistas estaban ejecutando a la perfección. El bloque estaba muy concentrado defensivamente y preparado para salir a la contra aprovechándose de la velocidad de sus jugadores en las bandas.

Pese al gran esfuerzo que estaban realizando los nazaríes, Messi hizo una de las suyas a pase de Griezmann y consiguió marcar el primer tanto del choque.

El Granada CF ni se inmutó del gol y siguió estando igual de atento a todas las acciones que se estaban sucediendo en el templo blaugrana.

Los de Koeman controlaban la posesión del partido y estaban volcados en el área de Aarón a la espera de que los visitantes concedieran algún espacio y poder obtener petróleo de los fallos que podrían cometer los de Diego Martínez.

Los andaluces concedían poquísimo y aprovecharon las oportunidades que tuvieron en el área de Ter Stegen. El gol del empate llegaría en el minuto 63 cuando Darwin Machís recibió el balón en el borde del área, se acercó a portería y disparó, anotando el segundo tanto del encuentro y el primero a favor de su equipo.

A partir de ese momento, el equipo local se vio afectado y el visitante se vino arriba. No era para menos. Tanto fue así que Adrián Marín colgó el balón en la cabeza de Jorge Molina para que el alicantino cabecease el gol de la victoria nazarí.

Con esta victoria el Granada CF conseguía sumar tres puntos que significaban la permanencia, también hacían historia ganando en un estadio en el que nunca habían ganado, le añadía picante al final de Liga trepidante que disfrutaremos y abría un poco más la puerta al sueño europeo, ya que redujeron la distancia con la séptima plaza.

Hace tiempo que se agotaron los calificativos para este equipo.

 

FICHA TÉCNICA:

Granada CF: Aarón, Foulquier, Víctor Díaz, Nehuén, Germán, Quini, Yangel, Eteki (min 61 Gonalons), Machís (min 76 Adrián Marín), Luis Suárez (min 86 Fede Vico) y Soldado (min 61 Jorge Molina).

FC Barcelona: Ter Stegen, Sergi Roberto, Umtiti, Mingueza (min 72 Dembélé), Piqué, Jordi Alba, Busquets (min 81 Trincao), De Jong, Ilaix (min 72 Pedri), Messi, Griezmann.

Goles: 1-0 min 23 Messi; 1-1 min 63 Machís; 1-2 min 79 Jorge Molina.

Árbitro: González Fuertes. Amonestó a los visitantes Soldado, Nehuén, Germán y Adrián Marín.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo tercera jornada de Liga Santander disputado en el Camp Nou (Barcelona).

 

Imagen: Twitter Granada CF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies