El precio de los errores

En la noche de ayer tuvo lugar el enfrentamiento entre Sevilla FC y Granada CF correspondiente a la vigésimo primera jornada de Liga.

A las nueve de la noche comenzó el segundo partido de esta segunda vuelta pero para cientos de aficionados rojiblancos comenzó varias horas antes. Este encuentro iba a ser especial, la afición granadina se desplazaría a las orillas del Guadalquivir para apoyar a su equipo en esta jornada. Sobre las dos y media de la tarde varios autobuses partieron desde los aledaños del Nuevo Los Cármenes con una misma ilusión y un mismo objetivo: intentar puntuar en el Ramón Sánchez-Pizjuán, pero ante todo, disfrutar de un día espléndido de fútbol.

En días en los que son noticia los enfrentamientos entre aficiones, la del Sevilla FC y la del Granada CF volvieron a demostrar su grandeza, realizando diversos actos y hermanamientos a lo largo de todo el día de ayer.

El día fue maravilloso excepto por la primera parte que realizaron los jugadores de Diego Martínez y, por consecuente, por el resultado obtenido, y con eso no solo me refiero al 2-0. Los primeros cuarenta y cinco minutos fueron un total desconcierto. El equipo estaba irreconocible. En la grada no nos podíamos creer lo que estaba ocurriendo. Unos primeros cuarenta y cinco minutos de mucho sufrimiento y de constantes oportunidades para los locales que sobrepasaron a los nuestros con creces.

El resultado al descanso era justo y merecido. El Granada CF no había ocasionado ninguna ocasión de gol, no había conexión entre los jugadores, no tenían esa solidez que caracteriza a este equipo y si además añadimos ciertos errores particulares… El Sevilla FC creando su juego y aprovechándose de esos fallos logró ponerse con dos goles por delante en tan solo treinta y cuatro minutos.

Pero llegó el descanso y volvimos a confiar. Necesitábamos confiar. En la grada se oían conversaciones y deseos de que ojalá los jugadores cambiaran el chip durante los quince minutos de descanso. Opinión que todos los aficionados compartíamos. Porque si algo tiene este Granada CF es la confianza de su afición. Se la ha ganado poco a poco durante todos los partidos y en la segunda parte no defraudaron. No fue tampoco la mejor segunda parte pero volvieron a competir, algo que es fundamental tanto para el equipo como para la afición. Aunque mejoraron su juego con respecto a la primera parte, no fue suficiente para cambiar el resultado, delante tenían a un Sevilla FC que estaba realizando uno de sus mejores partidos de la temporada, por lo que en cuarenta y cinco minutos no pudieron hacer mucho pero sí algo importantísimo, enorgullecer a esos cientos de aficionados que se desplazaron para arropar a su equipo.

Podríamos buscar las razones y/o motivos por los que el conjunto rojiblanco realizó esa primera parte tan desconcertante. Una de las razones podría ser el agotamiento físico debido a la cantidad de partidos correlativos. Otra podría ser las lesiones de jugadores fundamentales en la plantilla. Otra podría ser el escaso fondo de armario del equipo. Multitud de factores podrían ser determinantes para realizar un partido así, pero lo importante es que el equipo supo sobreponerse una vez  más a las adversidades que se le habían antepuesto en el primer tiempo. Supo dar la cara y luchó hasta que el colegiado señaló el final del encuentro.

Partido tras partido, los rivales a los que nos enfrentamos en esta competición nos vuelven a recordar el precio de los errores. Un precio tan alto que puede costar irte a casa con las manos vacías. Es muy difícil no cometer fallos, hasta los mejores jugadores del mundo los cometen, pero hay que intentar minimizarlos y sobretodo conseguir que el rival no se beneficie de ellos.

Pese a todo, el Granada CF tiene un pequeño colchón de puntos que lo separan del descenso. Además, sigue vivo en la Copa del Rey e ilusionando a sus aficionados. Queda mucha competición por delante, no hay que relajarse ya que sabemos de la dificultad de la Liga Santander. Hay que seguir adelante superando obstáculos y conseguir, pasito a pasito, que el sueño de la permanencia se haga realidad.

FICHA TÉCNICA:

Sevilla FC: Vâclik, Jesús Navas, Sergi Gómez, Diego Carlos, Reguilón, Fernando, Óliver Torres, Franco Vázquez (min 45 Gudelj), Nolito (min 70 Koundé), Ocampos (min 84 En-Nesyri), De Jong.

Granada CF: Rui Silva, Víctor Díaz, Domingos Duarte (min 84 Jesús Vallejo), Jose Antonio Martínez, Carlos Neva, Gonalons, Eteki (min 45 Foulquier), Yangel, Puertas, Machís (min 76 Vadillo), Soldado.

Goles: 1-0 min 10 De Jong, 2-0 min 34 Nolito.

Árbitro: Hernández Hernández. Amonestó a los locales Franco Vázquez, Diego Carlos, Fernando y Sergi Gómez y al visitante Antonio Puertas.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo primera jornada de la Liga Santander, celebrado en el Ramón Sánchez-Pizjuán (Sevilla).

 

Imgen: Twitter Granada CF.

Crónica patrocinada por Talleres Las Flores

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies