Debut soñado haciendo honor a la Eterna Lucha

Otro jueves más que Granada se despertaba más bonita de lo normal y eso que no era el típico día perfecto de sol y cielo azul. El día estaba encapotado y con lluvia, Sierra Nevada se tiñó de blanco y la ilusión de toda la ciudad por el partido de su equipo se respiraba en cada rincón.

No era un partido cualquiera, aunque ningún partido que juegue este equipo lo es. Todos tienen algo especial ya que los jugadores y Diego Martínez hacen que lo sea. La etapa que estamos viviendo es espectacular. Todos los granadinistas lo estamos disfrutando como nunca, desde los más pequeños hasta los más mayores que se habían pensado que nunca verían a su equipo competir en Europa. Pero es que ya no solo lo han visto competir, sino que lo han visto ganar.

Dicen que los tres partidos previos a la fase de grupos no se pueden considerar como oficiales ya que lo que se disputa es la clasificación para jugar en competición europea, pero desde los encuentros contra el Teuta, Tbilisi y Malmö, en Granada ya no había forma de no sonreír al escuchar la palabra “Europa”. Desde que vimos la bolita con el papel del Granada CF en el sorteo de la UEFA Europa League todo lo que viniese sabíamos que iba a ser bueno o, como ha reiterado el equipo mil veces, un premio.

La temporada pasada fue el regreso a Primera División y qué manera de volver. Eso ya es historia, pero es que la actual campaña está siendo muy similar a la anterior, el equipo tiene el mismo espíritu competitivo y ambicioso y si ya lo eran jugando solo en Liga y Copa del Rey, imaginaos ahora si añadimos a la lista la competición europea. Se mantiene la concentración, la fortaleza mental, el nunca rendirse, siempre luchar hasta que el colegiado pite el final del encuentro sin mirar el resultado. Si vamos ganando, seguimos luchando; si vamos empatando, seguimos luchando; y si vamos perdiendo seguimos luchando. Esta plantilla no es conformista y siempre quiere más y más, porque saben que pueden y porque no se han puesto límites ni hacen caso a lo exterior, están tan concentrados y con tanta confianza que da igual lo que digan fuera, ellos saben lo que tienen que hacer en todo momento.

Y todo eso se ha metido tan adentro de cada aficionado que es imposible estar más orgulloso de esos jugadores.

El partido que se disputó ayer en Eindhoven enfrentó al PSV contra el Granada CF. A priori, el equipo local era el favorito dada su experiencia en competición europea y su gran bagaje. Era un equipo histórico. En cambio, el conjunto nazarí era el debutante. Y con la ilusión característica de siempre, el debutante logró batir al experto.

Para esa cita tan especial el equipo contaba con varias bajas importantes debidas a diversos motivos. Pero volvió a relucir otra de las características más destacadas de esta escuadra: su capacidad de adaptación. Es uno de los equipos más versátiles de la Liga. Y, como dice su propio entrenador, no les gusta excusarse en lesiones ni en otros dilemas, si no darle confianza a aquellos que van a jugar. Y aquí podemos resaltar otra de las virtudes de este conjunto. Todos y cada uno de los jugadores son importantes en todos los partidos, jueguen o no. Si juegan porque tienen que jugar, y si no lo hacen, porque tienen que estar atentos por si en cualquier momento el equipo los necesita.

Para su debut oficial en la UEFA Europa League, Diego Martínez alineó a Rui Silva en portería; laterales para Neva y Foulquier; centro de la zaga para Germán y Vallejo; en la medular se situarían Yangel, Milla y Gonalons; mientras que en la parte ofensiva encontraríamos a Darwin Machís, Antonio Puertas y Jorge Molina.

Comenzó el encuentro y el Granada CF salió a morder. Teniendo la primera ocasión en los primeros minutos y haciéndole ver al PSV que no iba a ponerle las cosas fáciles y, que si querían puntuar, tendrían que luchar más que ellos.

En general, durante la primera parte ambos equipos se tantearon y supieron anularse mutuamente. Tanto el conjunto local como el visitante tuvieron algunas ocasiones pero ninguna consiguió entrar en sus respectivas porterías hasta el minuto 44. Montoro lanzó una falta que remató Yangel Herrera de cabeza para intentar poner el 0-1 en el marcador. No fue posible debido a que el linier señaló fuera de juego y anuló bien el tanto del venezolano.

Pero esto no quedaría aquí, en el siguiente minuto de partido llegaría el primer gol que sí subiría al marcador pero a favor de la escuadra holandesa.

Se fueron al descanso y como siempre, Diego Martínez les debió recordar lo que era el Granada CF, su Eterna Lucha y que para ganar siempre hay que luchar antes, sin importar que el marcador estuviese en contra. Quedaban 45 minutos de juego y eso en fútbol da para mucho si se sabe aprovechar.

Si en la primera parte ambos equipos estaban consiguiendo anularse, esto cambió enormemente durante el segundo periodo. Los rojiblancos horizontales consiguieron sobreponerse a todo un PSV y consiguieron desbaratarlo.

En el minuto 56 de juego, Montoro sacó en corto una falta hacia Milla, el madrileño vio a Puertas en buena posición y este centró el balón al primer golpe, asistiendo así a Jorge Molina para que pusiera tablas en el marcador. Espectacular jugada ensayada del Granada CF que empató muy merecidamente la contienda.

Pero tanto mereció el conjunto visitante que diez minutos después Darwin Machís galopó por la banda, Neva lo apoyaba pero el venezolano decidió probar fortuna desde la esquina del área. Y la encontró, digo si la encontró. El de Tucupita lanzó un cohete que fue imposible de parar y que terminó en la escuadra adelantando al conjunto español en el marcador.  

Quedaba poco más de media hora de partido y el Granada seguiría intentando agrandar la distancia en el marcador mientras que la escuadra local también intentaría, sin fortuna, rascar algún punto del encuentro de ayer.

El desenlace del choque fue el soñado para los de Diego Martínez, consiguiendo vencer al histórico PSV y, por tanto, sumando sus tres primeros puntos en competición europea.

Esto acaba de empezar y quedan todavía cinco partidos más, pero qué bonito es empezar esta andadura de esta forma.

Este equipo frenó la racha de 18 partidos sin perder del Sevilla FC y frenó la racha del PSV que no había perdido ningún partido oficial en todo lo que va de temporada.

Mucho mérito de estos jugadores y sobre todo mucho trabajo por detrás de todos y cada uno de los componentes de este club. Una vez más, este equipo nos deja sin calificativos.

Y ahora, mientras disfrutamos de la victoria, toca preparar el partido de la próxima jornada de Liga que nos enfrentará al Getafe dentro de dos días. El fútbol no para y el Granada CF está siempre a la altura.

 

FICHA TÉCNICA:

GRANADA CF: Rui Silva, Carlos Neva, Vallejo, Germán, Foulquier, Yangel, Milla (min 81 Eteki), Gonalons (min 35 Montoro), Machís (min 81 Soro), Puertas y Jorge Molina (min 69 Luis Suárez).

PSV EINDHOVEN: Mvogo, Dumfries, Baumgartl, Boscagli, Max, Sangaré, Hendrix, Götze (min 46 Viergever), Mauro Junior (min 73 Madueke), Ihattaren y Malen.

GOLES: 1-0 min 45 Mario Götze; 1-1 min 56 Jorge Molina; 1-2 min 66 Darwin Machís.

ÁRBITRO: Felix Zwayer. Amonestó a los locales Mauro Júnior y a los visitantes Jorge Molina, Montoro, Milla, Luis Suárez y Rui Silva.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la primera jornada de la fase de grupos de la Europa League disputado en el Philips Stadium (Eindhoven).

 

Imagen: Twitter Granada CF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies