Cornellà-El Prat – El pequeño de los ojos azules

El estadio que visitamos ésta jornada es el del Espanyol, calificado con Categoría 4 de la UEFA, y muy bien rentabilizado.

Con seis años recién cumplidos, este coqueto estadio es capaz de mirar a la cara al resto de sus hermanos mayores con la seguridad que otorga la posesión de la Categoría 4 de la UEFA. Pero no solo funciona a nivel deportivo, sino que el Espanyol rentabiliza la instalación con la organización de eventos extradeportivos, producción de energía y hasta entierros, liderando el cambio a la nueva generación de estadios de fútbol.

Propiedad perica

El 5 de junio de 2009 tenía lugar el acto simbólico de la entrega de las llaves de Cornellà-El Prat al RCD Espanyol. Se ponía fin de esta forma a la histórica dificultad económica para pagar el alquiler del mítico estadio de Montjuïc. Se trata de una fecha histórica para el club catalán puesto que en adelante se puede permitir explotar la instalación de la forma en que desee.

El partido inaugural se disputaba el 2 de agosto de ese mismo año, con un encuentro amistoso entre el Espanyol y el Liverpool en que acabaría goleando el conjunto local por un cómodo 3-0. Los aficionados espanyolistas tenían la oportunidad de recorrer por primera vez su nueva casa con capacidad para 40 000 espectadores y un graderío cubierto en su totalidad, que además permitía futuras ampliaciones. Atrás dejaban la desangelada pista de atletismo para situarse a pie de césped, lo que deriva en una fructífera primera vuelta en casa por la trascendencia de los aficionados en el devenir del encuentro.

Cornellá
Estadio de Cornellá-El Prat

Por su parte, el Granada CF ha visitado este estadio en 4 ocasiones, con 3 derrotas y 1 victoria, esta última en la temporada 12/13 gracias al golazo de falta de Nolito que a posteriori sería clave para permanencia del equipo. La historia de ese momento la retrataban los compañeros de “El Día Después” para Canal +.

https://www.youtube.com/watch?v=e6hLvme4a_0&list=PLHOZZ7xbsCwX7gfxqwgVeTWdl3GDyTki3

Mucho más que césped

Sin embargo, el estadio de Cornellá es mucho más que un terreno para la práctica del fútbol. Nos encontramos ante un complejo y estudiado amalgama de usos y actividades que se acoplan y compaginan a la perfección como si de los engranajes de un reloj se tratara. Centro comercial, zonas de restauración, placas solares fotovoltáicas para la producción de energía eléctrica, paneles solares térmicos para la producción de agua caliente, salones para celebración de eventos privados… y hasta cementerio. Sí, un columbario de tres plantas con capacidad para 20 mil nichos para que todos los pericos que así lo deseen puedan depositar sus cenizas en el templo de sus colores. Negocio y sentimiento caminan cogidos de la mano.

Columbario del Espai Memorial del estadio de Cornellá. Las imágenes de las paredes alojan los nichos en su interior.
Columbario del Espai Memorial del estadio de Cornellá. Las imágenes de las paredes alojan los nichos en su interior.

Reconocimiento mundial al cambio generacional

En el año 2010 el recinto de Cornellá-El Prat recibe el prestigioso premio “Stadium Business Award” que le distinguía como el mejor estadio deportivo mundial de ese año, pasando por encima de más de un millar de candidaturas. Las razones que le llevaron al triunfo fueron “la sostenibilidad, el respeto al medio ambiente y la multifuncionalidad” que ofrecía al usuario.

Este galardón reconocía el auge de una nueva generación arquitectónica y empresarial en la que un estadio de fútbol no es tan solo un escenario deportivo quincenal, sino que una buena explotación deriva en unos elevados ingresos extradeportivos para la entidad.

Vista aérea del estadio de Cornellà-El Prat
Vista aérea del estadio de Cornellà-El Prat

La economía como base de la arquitectura

En el diseño arquitectónico de la instalación se tiene en cuenta por encima de todo la rentabilidad económica que puede tener cada uno de los espacios planteados,  para así actuar de manera directa sobre los puntos calientes de producción de dinero.

Unas zonas nobles de categoría pensadas para seducir al usuario
Unas zonas nobles de categoría pensadas para seducir al usuario

Se estima un coste global de la instalación de 90 millones de euros, de los cuales un 50% los aporta la empresa encargada de explotar la zona comercial anexa al estadio. La producción de energía supone una rentabilidad de unos 600 000 euros anuales, y la media de 45 eventos extradeportivos que se celebran cada año otros 300 000.

Nos encontramos ante una concepción de estadio de fútbol que hasta ahora no habíamos tratado en “El Cartabón de G19”. Los tiempos cambian, y con ello la forma y el fin de nuestras obras arquitectónicas. Como dirían en televisión, “piénselo bien antes de encargar su estadio”

 

6 comentarios sobre “Cornellà-El Prat – El pequeño de los ojos azules

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies