Balance Jornada 3 – A la tercera va la vencida

Festín de alegría en el Nuevo Los Cármenes tras la primera victoria del Granada CF en este curso. Adrián Ramos y Vadillo encaminaron a los nazaríes hacia un triunfo trabajado en equipo

Imagen de portada: @LaLiga

Ver para creer. El Granada CF ganó en esta segunda jornada consecutiva en casa, en nuestro estadio. La alegría y euforia vuelve a la afición granadinista después de un partido gris y otro injusto, respectivamente.  Esta vez sí, desde los primeros compases de partido, el equipo se plantó de forma seria desde los inicios, sin dejar que el Club Atlético Osasuna tener el dominio del juego.  Las ocasiones se sucedían desde los primeros minutos de juego. En el minuto seis de partido, el Granada ya se puso por delante en el marcador tras una jugada de Adrián Ramos, que pilló un pase de Vadillo, tras el rechace de uno de los defensas rivales. No solo se limitó a marcar el gol, el numero veinte del Granada tuvo más ocasiones que pudieron ser gol y dejar con más ventaja a los nazaríes antes del descanso.

A partir de aquí, se cocinó una victoria en equipo. El Osasuna no olió la pelota en toda la primera parte, salvo dos acciones puntuales por banda a la contra, que ni si quiera fueron entre los tres palos. La sobrexplotación en las dos bandas, sobre todo en la de Vadillo, dio posibilidades de ataque con regates llegada y ambición. También tuvo la posibilidad de tirar una falta al borde del área visitante, que acabó con una parada y posterior córner a favor. La otra banda de Puertas fuera menos participativa, también estaba pendiente de cada jugada. Llegó el descanso y el conjunto granadino iba por delante tanto en el marcador como en buenas sensaciones.

En la segunda parte, más de lo mismo. El Granada CF no le dio opción a reaccionar a un equipo visitante perdido y viendo como los locales no fallaban en ningún pase, en ninguna jugada. En la faceta defensiva no se bajaron los brazos y no se cometieron los errores de la pasada jornada ante el Lugo. Por el medio del campo, todo correcto. Montoro y Martín repitieron en el once inicial y estuvieron mucho mejor, ya que la posesión global fue del Granada. El dominio y control del esférico se materializó en esta segunda parte. En zonas atacantes, mejor aún que en la primera. En el minuto sesenta de choque, Vadillo, una vez más, destacó con una jugada por su banda. Ésta termino en falta dentro del área, por lo tanto se cometió penalti a favor de los nazaríes, el cual el propio Vadillo fue capaz de transformar. El partido finalizó con el resultado de dos a cero sin muchas complicaciones.

En rasgos generales podemos decir que esta vez sí, pudo ser y con solvencia, una victoria de equipo, muy trabajada hasta el final. Un Adrián Ramos que jamás habíamos visto, parece que sus “bendiciones han vuelto. Participativo en zonas defensivas, bajando en las ayudas y, como no, lo que más le gusta hacer a un delantero con experiencia, ocasiones, peligro, desborde y con gol incluido. Ha despertado el delantero del Granada, por ahora. Por arriba, Vadillo fue para muchos el hombre del partido junto con el cafetero. Propuso y quiso el andaluz durante todo el encuentro a través de sus llegadas y regates. Esa chispa que le faltaba a los de arriba se culminó con una brillante pegada. Fede Vico y Puertas también ayudaron por estas zonas.

En el medio del campo, control de la posesión y del juego. No hubo quien parara a Montoro, mientras que Alberto Martín se limitaba a dar pases sencillos y certeros para mantener el juego, proponiendo pases a las bandas y sacando la pelota jugada desde zonas defensivas. Toda una lección de toque y pases que completaron un encuentro sensacional en estos aspectos.

La defensa lo mejor de todo. Se reafirma la opción de Víctor y German como pareja de centrales. Era la tercera vez que compartían puesto en la zaga granadina, una vez más fueron un cerrojo, una muralla impenetrable, donde los atacantes pamplonicas no pudieron ni acercarse a el área rival. Alex y Quini, otros portentos que, además de defender, atacaban cuando se les necesitaba.

Con lo que respecta a los cambios de Diego Martínez, fueron justos y acertados, manteniendo el medio del campo con Nico Aguirre y dando descanso a hombres como Álvaro Vadillo o Alberto Martín. Pozo y San Emeterio tuvieron la oportunidad de debutar y de dejar buenas sensaciones, sobretodo el joven Pozo, atacante proveniente del Sevilla Atlético, con jugadas de desparpajo y valía.

En resumen, esta victoria da confianza para el equipo. Ahora toca irse no muy lejos de Granada, hacia Extremadura para medirnos con su UD. Las esperanzas están puestas y después de esta jornada tres, el equipo rojiblanco intentará sumar su segunda victoria consecutiva en esta temporada y, como no, el primer triunfo fuera de nuestra casa. Toca esperar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies