Algo más que tres puntos

El fútbol volvió otra jornada más al Nuevo Los Cármenes. En la tarde de ayer los aficionados tuvimos el placer de ver disputarse el partido entre Granada CF y Deportivo Alavés, correspondiente a la decimosexta jornada de Liga Santander.

Los granadinistas sabíamos que el partido de ayer valía algo más que tres puntos. Puntuar significaba volver a una dinámica positiva, y gracias a la motivación de los jugadores y a la ilusión de la afición pudimos cumplir ese objetivo.

Durante la semana se dieron varias noticias que inquietaban a la afición, se acumulaban varias lesiones de jugadores muy importantes para el equipo. Pero hay algo en este Granada CF que hacía mucho que no teníamos: seguridad y confianza. Tanto el club como el entrenador, cuerpo técnico y afición confiamos en todos y cada uno de los componentes de esta plantilla y tenemos la seguridad de que juegue quien juegue van a darlo todo en el verde y no nos equivocamos.

Comenzaba el encuentro en la ciudad de Sierra Nevada y el primer acercamiento al área fue de los locales, la conexión Soldado-Puertas terminó en ocasión para el almeriense que finalizó atrapando el guardameta del conjunto visitante sin demasiado peligro. Seguidamente, el Alavés tuvo su primera ocasión, Lucas Pérez le ganó la batalla a Domingos Duarte quedándose solo frente a Rui Silva, pero el cancerbero luso consiguió tocar ligeramente el balón y así eliminar el peligro por el momento.

El resto de la primera parte fue algo más tranquila, por decirlo de alguna forma. Poco fútbol y demasiadas interrupciones. Ambos equipos tuvieron algunas oportunidades de llegada al área pero no consiguieron alterar el resultado. Daba la sensación de que no estábamos viendo el partido que queríamos, faltaba algo, faltaba fútbol.

Llegó el descanso tras seis minutos de añadido por las constantes interrupciones, además de que Quini y Pina tuvieron que retirarse del terreno de juego lesionados.

La segunda parte iba a ser idílica para el equipo nazarí. El primer tanto llegaba en el minuto 47 de partido. Casi al salir del vestuario, Carlos Fernández pasó el balón a Yangel, el venezolano vio a Puertas y se lo mandó, el almeriense se encargó de dárselo a Víctor Díaz que centró y encontró la cabeza de Carlos Fernández, éste no falló y colocó el balón dentro de la portería, desatando la euforia en el estadio.

En los minutos posteriores, tanto jugadores como aficionados intentamos relajarnos, sabíamos que todavía quedaba mucho por delante y que el partido no estaba cerrado. Pero este pensamiento tan solo duró diez minutos, ya que Roberto Soldado agrandó  la distancia en el marcador desde los once metros.

La confianza del grupo se notaba, la afición lo sentía, la conexión aumentaba.

El partido había dado un giro notable y estábamos viendo a un Granada CF superior a su gran rival de ayer.

El encargado de poner la guinda al pastel fue Yangel Herrera, el vinotinto, atento a todos los balones, vio el despiste de uno de los jugadores del Alavés, cogió el balón, se hizo un autopase, disparó y marcó el tercero, un golazo que causó miles de sonrisas en la tarde de ayer.

Sobre las seis de la tarde finalizó el choque en el Nuevo Los Cármenes. Ese fue el partido que los granadinistas habíamos imaginado en nuestros sueños, quizás incluso mejor. Volvimos a ver el fútbol de nuestro equipazo. Todos los jugadores que participaron en la contienda tuvieron algo que destacar: Rui Silva, salvando ese balón en la primera ocasión del conjunto vitoriano; Víctor Díaz y su conexión con Puertas, además del centro del primer gol; Domingos correcto siempre, pese a que no fue su mejor partido; Martínez asentándose cada vez más en su puesto; Quini y su lucha constante, hasta que tuvo que retirarse lesionado; Carlos Neva y su entrega, parece un veterano en su primer año en Primera; la firmeza y seguridad que aporta Gonalons; la clase de Yangel, además de los golazos que marca; la tranquilidad de Eteki;  la magia y la elegancia de Vadillo; la velocidad y persistencia de Machís; el ímpetu y la motivación de Carlos Fernández, qué partido el del sevillano; la omnipresencia de Puertas y su regularidad en todos los encuentros y por último, la veteranía y el liderazgo de Soldado.

Todos se han ganado un puesto en este equipo, jueguen más o jueguen menos, todos aportan algo y todos son importantes. Volvieron a demostrar que están cómodos, motivados, con confianza y preparados para las futuras adversidades que se puedan producir, pero, por ahora, a saborear los tres puntazos conseguidos frente a un rival muy complicado. Se lo merecen, nos lo merecemos.

 

FICHA TÉCNICA:

Granada CF: Rui Silva, Víctor Díaz, Domingos, Martínez, Quini (min 35 Carlos Neva), Gonalons, Yangel, Vadillo (min 80 Machís), Puertas, Carlos Fernández, Soldado (min 70 Yan Eteki).

Deportivo Alavés: Pacheco, Ximo Navarro, Marín, Laguardia, Rodrigo Ely, Pina (min 35 Wakaso), Manu García, Aleix Vidal, Luis (min 59 Burke), Joselu, Lucas Pérez (min 67 Pere Pons).

Goles: 1-0 min 47 Carlos Fernández.

2-0 min 57 Roberto Soldado (p).

3-0 min 77 Yangel Herrera.

Árbitro: Gil Manzano. Amonestó al local Soldado y a los visitantes Ximo Navarro y Manu García. Además, expulsó a Wakaso y Laguardia.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimosexta jornada de la Liga Santander, disputado en el Nuevo Los Cármenes (Granada).

 

Imagen: Twitter Granada CF.

Crónica patrocinada por Talleres Las Flores.

 

Talleres Las Flores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies