A seguir remando

Tras el partido espectacular que vivimos el jueves, el domingo llegaría el momento de afrontar otro partido exigente en Liga. El Huesca de Pacheta sería el rival. Los oscenses se situaban en la última posición de la clasificación, pero eso no tenía nada que ver con su forma de jugar. Por su parte, el Granada CF se estaba alejando de las plazas europeas tras no haber conseguido ninguna victoria en Liga en lo que va de año, pero esto no es para nada inesperado. Diego Martínez lo repite en cada una de las ruedas de prensa en las que sale el tema. Los jugadores nazaríes llevan ya en torno a 38 partidos disputados en lo que va de temporada entre las tres competiciones en las que ha participado. Como si hubiesen jugado ya una Liga regular y estamos en el mes de febrero. Esta altísima exigencia junto al poco descanso entre partidos, COVID, lesiones y demás factores que afectan el día a día del equipo han ocasionado esta situación.

Hay quien lo ve todo negro, pero hay que tener perspectiva. En competición liguera el conjunto rojiblanco se sitúa actualmente noveno en la clasificación, a nueve puntos de los puestos de descenso y a siete puntos de los puestos europeos. Además, pese a caer eliminado en Copa frente al FC Barcelona, los jugadores hicieron un tremendo esfuerzo, teniendo la eliminatoria encarrilada durante 88 minutos. Y de la competición europea ya no hay ni que decir nada de la actuación de este equipo. La escuadra andaluza se clasificó para la fase de grupos venciendo a tres rivales, después consiguió obtener la segunda plaza en dicha fase de grupos y lo que ya es extraordinario, consiguió ganar a un grande de Europa como es el Napoli por dos goles a cero en la ida de los dieciseisavos de la UEFA Europa League.

La temporada de este equipo está siendo extraordinaria, siempre teniendo en mente que el objetivo es conseguir la permanencia y siempre teniendo los pies en el suelo, siendo conscientes de las limitaciones de la plantilla, pese a que estamos acostumbrados a su capacidad camaleónica y a que saquen el mayor partido a cada circunstancia que se dé, sea buena o menos buena.

Por eso mismo en días como el de ayer hay que seguir remando.

Para afrontar dicho encuentro Diego Martínez alineó a Rui Silva en portería; Foulquier y Marín en los laterales, Germán, Víctor Díaz y Nehuen en el centro de la defensa; en la medular se situarían Quina y Eteki y en la parte ofensiva Soro, Fede Vico y Puertas.

El técnico gallego rotó hasta nueve jugadores respecto al choque contra el Napoli. No porque priorizase el encuentro del próximo jueves, sino por la ingeniería de esfuerzos, como dijo en la rueda de prensa posterior. Hay jugadores que llevan en sus piernas demasiados minutos y que tienen que descansar para no forzar y así no aumentar la lista de lesionados, que no está siendo corta precisamente.

Comenzó el duelo en El Alcoraz y el conjunto rojiblanco salió bastante bien al partido, controlando el balón y teniendo alguna que otra ocasión. Este conjunto se adelantaría rápido en el marcador. En el minuto 8 de juego, Soro le dio el balón a Domingos Quina, quien debutaba ayer como titular tras su reciente incorporación en el mercado de invierno, y el portugués se perfiló y mando el balón directamente dentro de la portería de Álvaro Fernández, marcando así un auténtico golazo para estrenar su casillero particular de goles con la camiseta rojiblanca.

Minutos más tarde Rui Silva cometería penalti sobre un jugador del Huesca. El cancerbero portugués le dio un manotazo en la cara tras salir tarde a despejar un balón. Rafa Mir sería el encargado de tirarlo y lo mandó al palo.

La suerte parecía sonreírle al conjunto nazarí, pero no por mucho tiempo.

Ferreiro atrapó un balón en el área y lanzó un pase a Escriche que se encontraba en el momento exacto y en el sitio adecuado y, pese a la marca de Nehuén, consiguió poner tablas en el marcador.

No pasaron ni diez minutos desde ese tanto cuando los de Pacheta lograron ponerse por delante en el marcador. Tras un saque de esquina, Mikel Rico peinó el balón que le llegaría a Jorge Pulido, que lo puso dentro de la portería con un testarazo.

Los de Diego Martínez volverían a tener que remar a contracorriente en un partido que al principio se le puso de cara pero que no supieron gestionar de la mejor manera y el Huesca se aprovechó de ello.

Pese a ir por delante en el marcador, los jugadores oscenses no se conformaban y querían más. El tercer gol en las filas locales llegaría desde el córner contrario al del segundo tanto. Rafa Mir se encontraba en el segundo palo y no perdonó, aunque los jugadores visitantes protestaban una falta del delantero sobre Foulquier. Posible falta que el colegiado no indicó y, por tanto, el tanto subió al marcador.

En la segunda mitad el Granada CF tendría mucho trabajo por delante si quería conseguir puntuar en la tarde de ayer en El Alcoraz. Mínimo tendría que marcar dos goles para rascar un punto, pero el Huesca no se lo pondría nada fácil.

Los nazaríes tan solo consiguieron marcar un gol más. Machís puso un centro fantástico en el área y Soro lo metió dentro de la portería. Quedaba media hora de partido por delante y Diego Martínez estaba sacando a las balas que tenía en la recámara para ayudar a conseguir el cometido.

La peor noticia del encuentro, incluso por delante del resultado, fueron las lesiones de Soro, Quina y Yangel. El jugador venezolano saltó al terreno de juego y duró en torno a un cuarto de hora sobre él, ya que sintió molestias, se sentó sobre el césped y pidió el cambio. Claro ejemplo de la situación de la plantilla y del porqué saltaron los once jugadores que saltaron de inicio en este choque liguero.

Además, Soro se hizo daño en la acción de su gol, ya que la pierna se le quedó atrás en el choque con el cancerbero local y Quina sintió molestias en un despeje. Ojalá que todo sea lo menos posible y que quede en un susto.

Finalizó el encuentro con derrota de los rojiblancos y con malas sensaciones, como dijo Jorge Molina en la entrevista postpartido.

No hay tiempo para lamentarse, ya que el jueves les espera otra cita histórica frente al Napoli en Italia, donde disputarán el pase a octavos de final. Aunque el resultado de la ida es muy favorable para el Granada CF, no cabe duda de que tendrán que luchar como nunca e intentar ganar el encuentro de la vuelta de dieciseisavos para así afianzar del todo su pase a la siguiente ronda. Delante tendrán a un rival espectacular que intentará cuanto antes poner tablas en el marcador y llevarse el partido. Nada está decidido todavía.

 

FICHA TÉCNICA:

GRANADA CF: Rui Silva, Marín, Nehuén, Germán, Víctor Díaz, Foulquier (min 45 Machís), Eteki, Quina (min 82 Domingos Duarte), Fede Vico (min 45 Jorge Molina), Soro (min 62 Yangel min 75 Kenedy) y Puertas.

SD HUESCA: Álvaro Fernández, Javi Galán, Insua, Siovas, Pulido, Maffeo, Ferreiro (min 87 Juan Carlos), Seoane, Mikel Rico (min 67 Doumbia), Escriche (min 68 Okazaki) y Rafa Mir.

Goles: 0-1 min 8 Quina; 1-1 min 31 Escriche; 2-1 min 39 Pulido; 3-1 min 44 Rafa Mir; 3-2 min 59 Soro.

Árbitro: Soto Grado. Amonestó a los locales Mikel Rico, Insua y Seoane y a los visitantes Rui Silva, Nehuén y Víctor Díaz. Además expulsó por roja directa al visitante Germán.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de Liga Santander disputado en El Alcoraz (Huesca).

 

Imagen: Twitter Granada CF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies